Para catálogos, “look books” y publicidad se podría decir que el uso de un maquillador es casi imprescindible y sino, el mismo asegurará unos mejores resultados.

El estilo del maquillaje y peinado siempre debe de ir de acuerdo a las directrices dadas por el estilista/diseñador. Sobretodo en un catálogo las prendas deben ser el centro de atención y el maquillaje/peinado un complemento acorde con el estilo de la colección.

En todos los catálogos y eventos de publicidad en los que participado me he regido por las directrices que me han marcado y  no he parado de trabajar hasta recibir la aprobación del diseñador/estilista.